PERDONEN QUE NO ME ARRODILLE


maruja-torres

Por Maruja Torres
Si os manifestáis, os multan o detienen. Si os multan o detienen arbitrariamente (perdonad la redundancia, dado el contexto) porque osáis defender vuestros derechos y queréis que os hagan justicia, debéis pagar las tasas de juicio. Y, cuando os mienten con el cuento de que vamos a mejor, ni siquiera podréis contradecirles mostrándoles a vuestros hijos sin pan. Siempre saldrá un Don Alguien que les dará la razón, porque es verdad que su economía va bien y que la gente que trafica –hoy me lo ha asegurado el ejecutivo de una inmobiliaria– tiene los brotes verdes brotándoles, de nuevo, de los sobacos, y puede emplear a gente con títulos e idiomas por la mitad del sueldo de un conserje de antes. A la vuestra, a esa pequeña voz de sacrificados en vena, no va a hacerle caso nadie.

Han vencido. Es cierto que ellos salen de la crisis y que ellos, a efectos de supervivencia de su especie, tienen razón. Están surgiendo del túnel, están viendo la luz, conducen la locomotora absolutista, dejan que los indios de la oposición sigan entreteniéndose con sus tonterías durante tantas lunas como sea necesario, y arrastran vagones cargados con miles de silentes borregos a los que esquilar y esquilmar con el beneplácito y para el beneficio del banquero, el empresario y el consejero delegado, nuestra nueva Santísima Trinidad.

Hay que reconocerlo. Se lo han montado de puta madre. Estos más o menos bien nacidos para mandar que constituyen el nuevo antiguo régimen han conseguido un éxito doble. Uno, desarticularnos; y dos, lo que más me duele, celebrarlo en el día en que se cumplen los nunca bastantes años que han caído desde aquel 20-N en el que feneció Francisco Franco, pero no así su Arriba España. La España de Arriba, de los educados matones que no soporta que les muestren una sandalia, de los barrios gangosos donde se respira mejor y en donde el aborto, fraguado y silenciado entre la abuela y la chacha y el ginecólogo de la familia, huele a manta caliente y a confitura de albaricoque. La España de los dos Arturos Fernández, con batines de seda, trajes de etiqueta y moral intercambiables.

Pero no quiero terminar con algo tan amargo. Quiero deciros que todo empieza dentro de uno mismo, que ni arrinconados en nuestra intimidad puede ser, el rendirse, una opción. “No pasarán”, el más pisoteado de los lemas, vence verdaderamente cuando se aplica a nuestro interior.

No les dejéis pasar a vuestra conciencia. Ni a ellos, ni a sus mentiras.

Fuente: El Diario.es

5 Respuestas a “PERDONEN QUE NO ME ARRODILLE

  1. Si tenemos todo esto es porque no hemos tenido narices para evitarlo con la frase “mientras a mi no me toque” en este pais lo arreglamos todos.Pero los que mandan se dan cuentan van destruyendo nuestro entorno , y, cuando al final nos toca a nosotros entonces no tenemos a nadie que nos ayude y quedamos sometidos igualmente.
    tenemos lo que hemos dejado que crezca y no hemos tenido valor para plantarle cara en su momento.

  2. Genial Maruja, mas claro, agua.

  3. A mi parecer, el principal problema radica en la ignorancia talibanesca de aquellos que les votaron y son incapaces de rectificar y admitir su error. Esos son a quienes hay que convencer de que están errados sin H y con H. Pero el orgullo español impide cualquier cosa. Y luego están los que, como dijo el maestro Arturo Pérez-Reverte, votan desde el odio y no desde el amor a unas ideas. Con tal de que no salgan estos, me cambio de acera aunque me rompan la vida. ¡Que país!

  4. Todo el articulo está muy bien hasta que leo la palabra empresarios, mezclada con banqueros.
    Cuando habláis de empresarios con ese desdén malsonante, que me da grima cuando lo escucho o en este caso leo, a quienes os referís a los capos de las multinacionales? a los dueños de empresas de más de 1000 trabajadores?, porque para mi entender todo el que tiene una empresa es empresario, pero no hay nada mas triste y desolador que escuchar esa palabra en boca de los que no tienen ni idea de lo que se lucha por mantener una empresa S.L. mini abierta, lo que se sufre y se tiene que trapichear cada final de mes, para pagar a los trabajadores, proveedores, impuestos etc. etc.
    Por favor ruego que cuando digáis la palabra empresarios especifiquéis a que clase de empresarios os referís, para que el pueblo llano no catalogue a todos los empresarios por igual.
    Los pequeños y medianos empresarios estamos luchando a brazo partido para no cerrar. .
    Pero nadie nos ayuda, ni nadie nos considera, pero somos los que todavía sujetamos este casi ya mísero país, pagando todos los impuestos religiosamente cada trimestre.
    Gracias por leerme, a quien lo haga.

  5. Y perdonarme porque no me arrodille ni pida perdón por ser empresaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s