Archivo diario: febrero 5, 2014

¿Qué podemos aportar a Podemos?


Paco Bello | Iniciativa Debate | 05/02/2014

Voy a intentar analizar la actualidad de Podemos, y voy a alejar el foco para ganar perspectiva por mucho que sienta el proyecto, sin serlo, como algo propio y como lo más ilusionante que nos han regalado a nivel sociopolítico, diría que nunca. Solo es una forma de sacar afuera todo aquello que interiorizo al respecto y de poner en negro sobre blanco lo que me suscitan los acontecimientos.

Empezaré por decir que me encanta que los grandes medios, desde sus programas basura como por ejemplo el de Ana Rosa (a la que por su evidente incapacidad le escribían los libros, pero no el postureo), menosprecien la propuesta. No puede haber mejor señal: se llama miedo.

También me alegra que entre cierta izquierda dogmática y desde la otra de trampantojo se echen pestes, con mayor o menor vehemencia, sobre lo que resulta una verdadera amenaza. Así como me gusta que un tipo como Luis

Alfonso Rojo ahora defienda a Izquierda Unida. Toda una revelación. Esto es que se están haciendo las cosas bien: y es que proponer democracia es absolutamente transgresor. Dicho esto…

Hay algo más que una sensación de que se ha dado en el clavo, y de que la respuesta va más allá de lo que los promotores esperaban en tan corto plazo. Esto es fantástico, pero implica una gran responsabilidad y obliga a pensar muy bien en lo que se hace.

No tardaremos en ver, a la luz del asombroso desarrollo de la respuesta pública, cómo muchos pasan al ‘plan B’, y la operación de silencio y descrédito se convierte en un intento de absorción. Y esto es mucho más difícil de gestionar que las críticas.

El núcleo promotor del movimiento Podemos debe tener (y no dudo que lo tiene) algo muy claro: si la gente quisiera votar a otros partidos, lo haría. Si la respuesta supera todo lo conocido es porque se trabaja al margen de esas formaciones de forma independiente. Sin excluir a nadie se puede abrir un paraguas donde todos quepamos pero cuyo pilar no pierda su singularidad. Porque hay algo muy claro: el apoyo masivo puede, como ha llegado, desaparecer de la misma forma si se intuye mínimamente, y ya sea por la involuntaria ambigüedad de sus portavoces, o por una no criticable inexperiencia, que existen otros propósitos. Y nos jugamos demasiado como para no ser meridianamente claros. Convergencia sí: pero hacia nosotr@s, la gente común representada en Podemos, y nunca en otra dirección.

Ahora haciendo referencia al titular, y centrándome en él vuelvo a preguntar: ¿qué podemos aportar a Podemos? Podemos aportar número, difusión, presencia, financiación, trabajo, pero no creo que hoy se puedan aportar muchas ideas además de aquellas que ya mayoritariamente compartimos. Con procurar cumplir los puntos básicos de la propuesta, y con mantener la voluntad de servicio a las mayorías, es mucho lo que hay por hacer, crear y recuperar como para adelantar acontecimientos.

Por hacer una mención a los colectivos locales, los que ya hemos vivido modelos asamblearios sabemos de sobra que más allá de las funciones concretas y básicas para los que este tipo de asociación es útil, como se ha demostrado en la unión en las Mareas, PAH, protestas vecinales, etc., pretender utilizarlos para acordar posiciones ideológicas sería un error. No creo que a día de hoy haya quien esté dispuesto a guardar turno durante cuatro horas para exponer su discurso de dos minutos, viéndose influenciados por posiciones mayoritarias, y además con la posibilidad de acabar en zona de nadie. Hay fórmulas mucho más útiles y además vinculantes que facilitan esas tareas. Hablando claro, y poniéndome en el lugar de mucha otra gente: ¿para qué tengo aguantar a mi vecino, sin capacidad ni vocación para ello, intentando exponer sus inquietudes políticas habiendo herramientas consultivas e informativas mucho más prácticas, eficaces y directas? Insisto: creo que sería un error una deriva hacia al pasado en este sentido. Los círculos pueden ser muy útiles, pero si se confunde su utilidad desaparecerán (ya tenemos experiencia).

La verdadera finalidad, la que debiera importarnos, es poner en el gobierno a un partido desde abajo y desde fuera, que como primera tarea tenga el devolvernos (o mejor dotarnos, porque nunca lo hemos tenido) el poder de la única forma posible con o sin violencia: desde las instituciones y legislando para que, desde ese momento, podamos legislar los y las que lo hemos puesto ahí, y también las y los que no lo han hecho. Y si hay que jugar el papel de gregarios por un buen propósito; por uno que nos beneficiará a todos, habrá que saber hacerlo si es que queremos que algo cambie. Si todo el mundo quiere hacer de arquitecto el edificio se quedará en los planos y seguirán mandando los de siempre.

Hay que, y yo así lo hago, agradecer a las personas que han hecho posible Podemos por su compromiso y responsabilidad, y hay que confiar en ellas en base a una trayectoria personal y un discurso (porque alguna vez tendremos que confiar en alguien). Y todo eso intentando participar, vigilar e influir, pero siendo generosos en todos los sentidos.

Si alguna vez hemos tenido alguna oportunidad de cambiar nuestro entorno social es ahora. Hagámoslo bien. ¡Podemos!
* No olvidemos mover el evento del día 9, compartidlo, porque la imagen de fuerza que mostremos va a marcar el destino de una iniciativa que no ha nacido para hacer bulto, sino para ganar.

Evento: https://www.facebook.com/events/690586337628706/

Fuente: http://iniciativadebate.org/2014/02/05/que-podemos-aportar-a-podemos/

La unidad de la izquierda está en todas partes y en ninguna


La irrupción de Podemos puede acelerar la concrección de estrategias electorales que llevan meses fraguándose.

Presentación del Partido X en octubre. / Dani Gago / DISO Press

inforelacionada

El asalto a las Instituciones: ¿es lo mismo “Sí, podemos” que Podemos?

El ensayo general para que la izquierda sea capaz de formar un frente unido se juega a corto plazo en las elecciones europeas, que al ser de distrito único permiten más combinaciones territoriales de fuerzas políticas. Po­demos ha sido la primera en romper el tablero de juego, pero otros actores van moviendo fichas.

Izquierda Unida

Si Podemos nació mirando de reojo la reacción en Izquierda Unida, ésta oficialmente salió por boca de su coordinador general, Cayo Lara, una semana después: “No discutimos sobre lo que no existe y no existe ninguna propuesta concreta”. Ese mismo día, IU daba su respuesta mediática con la presentación de la campaña por la “revolución democrática y social”, que debe dar cuerpo a su propuesta política para los próximos meses. Y el heraldo era el diputado Alberto Garzón: IU mirando de reojo a Podemos y su apelación al público electoral indignado.
Iglesias lanzó a IU un órdago muy claro: primarias abiertas. Al respecto, el concejal de IU en el Ayuntamiento de Madrid Jorge García Castaño reconoce que esta forma de elección de candidato no es compartida por su organización, pero cree que “hay que buscar un acuerdo básico, sin líneas rojas y sin fetiches. El electorado en toda Europa está premiando la unidad. Algo como Syriza tendría éxito”. El tablero interno de IU ya es de por sí complejo: minorías dentro de la coalición, como la corriente asturiana Facendo, han expresado su apoyo a Podemos.

Partido X

Podemos se presenta como una propuesta renovadora, y la mayor novedad que exhibe es la participación abierta para elegir candidatos y programa. En esto, Iglesias ha reconocido que tienen “mucho que aprender” del Partido X, que ha elaborado un programa sometido a constante revisión ciudadana a través de internet. Simona, miembro de la Red Ciudadana del Partido X, valora Podemos como una plataforma “sincera y capaz”, mientras advierte que “muchos intentan aprovechar la idea de unidad para subirse al carro del cambio sin aportar nada nuevo”. En su opinión, “la unidad es vieja política, la forma de colaboración contemporánea pasa por poner en red las competencias”. Por eso, recuerda que el trabajo del Partido X está disponible en internet bajo copyleft y que puede ser reutilizado. De hecho, la mañana del martes el Partido X ha anunciado que, de acuerdo con la plataforma de liderada por Pablo Iglesias, ponía a disposición de Podemos “su asesoramiento técnico en el proceso colaborativo de elaboración de su programa”. Un participante del Partido X comentaba que el acuerdo es una forma de valorar las formas de cooperación, respetando competencias y diferencias, en abierto sin estar obsesionado por la unidad y la fusión”.

Iniciativas asamblearias

Alternativas desde Abajo (AdA), un proceso abierto en la estela de las asambleas del 15M para discutir vías de la participación electoral, se enteró de presentación de la plataforma de Pablo Iglesias por la prensa. El detalle no es menor, dado que el espacio ha sido dinamizado desde el principio por Izquierda Anticapitalista, organización que ha prestado buena parte del músculo organizativo inicial a Podemos.
Miguel Álvarez, de AdA, valora que el paso dado por Pablo Iglesias “puede dar visibilidad y conectar con gente que no está en el ambiente militante”, pero no oculta su sorpresa por el modo en que los impulsores de Podemos han manejado los tiempos dado que muchas personas coincidían en ambos procesos. AdA tiene pendiente un congreso estatal, el 15 de febrero en Zaragoza, en el que valorar de manera conjunta los siguientes pasos. “El ambiente claramente es reafirmarnos en nuestro método más que nunca, ir construyendo desde las asambleas una herramienta radicalmente democrática”, explica.
Otras iniciativas basadas en los debates que comenzaron en las plazas en 2011 también avanzan más lento que el ritmo marcado por Podemos, pero tratan de acelerar el paso. La Asamblea Ciudadana de Sevilla está intensificando sus reuniones con grupos de izquierdas, en busca de una coalición unitaria. Por su parte, enRed, el espacio donde confluye una parte del movimiento 15M madrileño, lanzará en las próximas semanas su “Carta por la democracia”, un documento que busca intervenir en la campaña electoral ensanchando el tablero de juego y apuntando hacia un proceso constituyente que desborde los cauces institucionales.

Soberanismo

La posibilidad de una gran coalición soberanista entre EH Bildu y ERC queda pulverizada tras el anuncio por parte del partido catalán de que no concurrirá con los vascos a las europeas. La apuesta de la izquierda abertzale por disputar la hegemonía institucional al PNV sufre así un pequeño golpe, irónicamente a resultas del propio proceso catalán de decisión y de la consulta del 9 de noviembre, motivo aducido por los republicanos para romper una alianza que se venía dando por hecha.
Para Raimundo Viejo Viñas, profesor de Ciencia Política y firmante del manifiesto de Podemos, el mutismo de las Candidaturas de Unitat Po­pular (CUP) catalanas sobre las europeas puede dejar más libre un campo, el del voto anticapitalista, que cosechó unos 70.000 sufragios a las CUP en las autonómicas catalanas. “Esto puede ir a favor de Podemos o del Procés Constituent [liderado por la teóloga Teresa Forcades y el economista Arcadi Oliveres]”.
En Galiza, comenta Antón Gómez Varela –también firmante de Pode­mos–, la izquierda nacionalista de Anova puede encajar la propuesta “dentro del discurso del frente amplio”. La militancia se encuentra estas semanas en un debate asambleario sobre las alianzas para las europeas. Esquerda Unida, su socio en AGE en las últimas autonómicas, “puede ser más sensible a propuestas como Podemos dado el menor peso del aparato”. No obstante, prácticamente en cualquier territorio que no sea Madrid la plataforma debe enfrentarse a suspicacias sobre su potencial centralismo.

Firmas, grupos locales y tertulias de TV

El grupo impulsor de Podemos se ha dado hasta el 9 de febrero para cerrar la primera etapa de presentaciones y, con ella, la constitución de grupos promotores locales o ‘círculos’ (a la fecha de este cierre se contaban 33 en su página web). La iniciativa consiguió en 36 horas las 50.000 firmas de apoyo que se había marcado como objetivo para continuar con el proyecto. Iglesias ha anunciado desde el principio su voluntad de seguir interviniendo como opinador en las diversas tertulias televisivas que le han consagrado como una figura pública.

Fuente: http://www.diagonalperiodico.net/global/21585-la-unidad-la-izquierda-esta-todas-partes-y-ninguna.html