Archivo diario: febrero 25, 2014

COMUNICADO DE IZQUIERDA UNIDA Y PODEMOS TRAS REUNIÓN AMBAS DELEGACIONES


Comunicado de IU y Podemos
Reunidas en el día de hoy dos delegaciones de Izquierda Unida y Podemos,
compuestas respectivamente por Enrique Santiago y Miguel Reneses y Pablo
Iglesias, Miguel Urban y Carolina Bescansa, ambas partes han coincidido en el
análisis de la situación política y social caracterizada por un agotamiento del
consenso de la Transición, un agotamiento del marco constitucional y por tanto, la
necesidad de elaborar propuestas programáticas que puedan contar con un amplio
respaldo de la ciudadanía.
Ambas partes han coincidido en una voluntad de construcción de un amplio
Bloque Social y Político, más allá de llegar a acuerdos exclusivamente en materia
electoral.
Consideramos imprescindible vincular a ese proceso de construcción a los
distintos sectores y movimientos sociales, además de a todas las fuerzas políticas
que trabajan en la defensa de la democracia y contra las políticas de recortes
sociales y pérdida de soberanía de la Troika.
Ese Bloque Político y Social deberemos construirlo juntos y sin condiciones previas.
Destacamos el camino avanzado por las distintas fuerzas de la izquierda
alternativa del Estado, tanto de ámbito federal como soberanistas, en la dirección
de la defensa de la democracia, la soberanía y los derechos sociales frente a las
políticas de austeridad al dictado de poderes exteriores. En lo concreto, Izquierda
Unida ha venido trabajando en torno a la conformación del denominado Grupo de
la Izquierda Plural desde las últimas elecciones generales así como con la puesta
en marcha en las últimas elecciones gallegas de AGE, alianza entre distintas fuerzas
de alternativas de esta comunidad. Por su parte “Podemos” saluda todas las
iniciativas unitarias y apuesta por seguir buscando el encuentro con todos los
sectores de la sociedad civil y la ciudadanía así como organizaciones sociales y
políticas que han estado en la primera línea de la defensa de los derechos sociales
y la democracia frente a las políticas de austeridad.
Las representaciones de IU y Podemos hemos coincidido en la necesidad de
debatir los programas políticos ante las próximas elecciones europeas y
coincidimos también en la necesidad de facilitar fórmulas de elaboración
participativa así como de recoger las reivindicaciones de todas las personas y
movimientos sociales que han venido confrontando las políticas de recortes desde
la presencia en el conflicto social.
Entendemos conveniente abordar conjuntamente, entre ambas fuerzas y con el
resto de fuerzas dispuestas a concurrir a las próximas elecciones europeas, un
debate sobre el programa y sus formas de elaboración, sobre el tipo de
candidaturas más idóneas en estos comicios: tipos de candidaturas, integrantes,
participación ciudadana, cabezas de lista, participación de movimientos sociales y
fuerzas políticas, portavoces ciudadanos, representación de género,
representación de las distintas nacionalidades del Estado, etc. así como sobre los
criterios para apostar por fórmulas de unidad y convergencia en defensa de la
democracia y contra las políticas de la Troika.
Izquierda Unida entiende que el debate sobre cabezas de lista no debe abordarse
hasta haber acordado un programa y unos criterios de composición y
representación social de las candidaturas electorales. Podemos recalca su apuesta
por las primarias abiertas y el protagonismo ciudadano pero manifiesta
disponibilidad a abrir un diálogo sobre todas las cuestiones. En ningún caso el
resultado de estos debates condicionará la apuesta por el trabajo conjunto de IU y
Podemos. Que ambas fuerzas reman en la misma dirección está fuera de discusión
para nosotros.
Ambas partes han acordado construir un protocolo de relaciones entre ambas
fuerzas para abordar un trabajo conjunto en el conflicto social y en aquellos
movimientos sociales que defienden la democracia y se oponen a los recortes, así
como para establecer los mecanismos concretos de colaboración electoral.
Ambas partes coinciden en que la gravedad de la crisis económica e institucional
obliga a mantener espacios de dialogo permanentes, que trasciendan los marcos
electorales, y se centren en dar voz política a los acuerdos mayoritarios que van
fraguándose en la sociedad