Archivo mensual: mayo 2014

“ASAMBLEA CIUDADANA, LAS IZQUIERDAS FRENTE A LA TROIKA”


Imagen

 

“ASAMBLEA CIUDADANA, LAS IZQUIERDAS FRENTE A LA TROIKA”

Este acto, organizado bajo la fórmula de un debate, se celebrará el próximo viernes,16 de Mayo, a las 19,00 h, en el Anfiteatro del Club Naútico, Paseo Echegaray y Caballero de Zaragoza.

Contaremos con la presencia de:
Paco Iturbe, LA IZQUIERDA PLURAL
Miguel Mtnez Tomey, CHUNTA ARAGONESISTA
Pablo Echenique, PODEMOS
Valentín Cazaña, PUYALON
Lorenzo Meler, EQUO
Miguel Aguilera, PARTIDO X

LÓGICA DUAL


Por Juan Manuel Aragües, Profesor Filosofia Universidad de Zaragoza

 

Imagen

Los fundamentos del pensar occidental se asientan sobre una lógica dual que se caracteriza por un par de opuestos excluyentes: el ser es, el no-ser no es, decía Parménides. Aristóteles se encargó de armar el aparato lógico del razonamiento sobre esa base, que se explicita de la forma más clara en el principio de no contradicción. Para salirnos del lenguaje especializado, podríamos decir que nuestro sentido común se ha construido sobre la idea de que lo bueno se opone a lo malo, lo blanco a lo negro, lo correcto a lo incorrecto. Lo que, con la simplificación que también preside generalmente el razonamiento, especialmente en nuestra época de medios de comunicación de masas, si alguien es malo, el que se le opone es bueno, si algo es correcto, lo que se le opone es incorrecto.

Viene esto a cuento del modo en que los ciudadanos de las sociedades mediáticas afrontamos la realidad. Ciertamente, la dinámica de los medios, al menos los audiovisuales, no es propicia para análisis serenos y detallados, y las informaciones pecan de un simplismo que suele acabar en la presentación de buenos y malos. Pero más allá de las cuestiones técnicas, y de la pereza profesional, hay una apuesta ideológica que pretende convertir la realidad en un juego de conmigo o contra mí.

Observando los acontecimientos de Ucrania, me decía lo complicado que resulta tomar partido por alguna de las voces reconocibles. Si hablamos de los actores externos, Putin es la expresión de una plutocracia corrupta que nada tiene que ver con posiciones democráticas. Pero Obama, cuyos drones recorren el planeta asesinando a gente sin ningún tipo de garantía judicial, cuyas tropas aniquilan a civiles inocentes allí donde se les antoja, tampoco se me presenta como una opción democrática. Los actores internos son todavía más confusos. El Gobierno de Kiev está compuesto por varios ministros pertenecientes a un partido neonazi, xenófobo, homófobo, antidemócrata, las barricadas de Crimea eran defendidas con retratos de Stalin. También es cierto que mucha de la gente que se movilizó en Kiev lo hizo contra un gobierno corrupto y que en las barricadas prorrusas del este del país se pueden leer eslóganes contra el fascismo. Es decir, que hay fascistas entre los proucranianos y entre los prorrusos, y demócratas entre unos y otros.

La guerra fría fue la expresión más clara de esa lógica dual. Pero una vez caído el muro de Berlín, la cosa se ha mantenido igual. En las guerras del Golfo, había que elegir entre Sadam y EEUU, en las de Yugoslavia, entre Milosevic y Solana, en Libia, entre Gadafi y Occidente, en Siria entre Al Assad y los rebeldes. El caso del Tibet es todavía más sangrante. Para liberar a los tibetanos del totalitarismo chino hay que alinearse con una panda de monjes feudales de perfiles teocráticos. Y la democracia, ¿dónde queda? En realidad, la elección siempre está implícita en la propia alternativa, puesto que como Sadam, Milosevic, Al Assad o Gadafi son tan malos, es inconcebible no elegir lo que se les opone. Y en esa elección se nos dibuja el mundo de nuestro presente: un mundo en el que los Bush-Clinton-Obama y Javier Solana-Aznar son la expresión de lo políticamente correcto. Es lo que tiene la obligación de elegir entre impresentables.

 

EN NINGUNO de esos conflictos me he alineado con ninguno de los bandos. Aunque ello haya servido para que los bienpensantes me hayan alineado con el bando de los malos. Intentando una opción más razonada y razonable, acabas siendo expulsado, por lo simplificadores interesados, al bando de los malos.

En fin, la política debiera ser algo más complejo que blanco o negro, Sadam o Bush, PP o PSOE. Especialmente porque esas alternativas suelen resultar falsas alternativas. Es preciso huir de esa simplificación que implica la lógica dual. Jesús Ibáñez, el magnífico sociólogo español, lo ejemplificaba a través de la parábola del maestro zen. El maestro dice a su discípulo, mientras blande, amenazador, un palo sobre su cabeza: si dices que este palo es real, te golpearé con él, si dices que no es real, te golpearé con él. No se trata de elegir. Se trata de coger el palo y romperle la cabeza al maestro.

 

EN SU PUTA VIDA HAN ESTADO MÁS CONTENTOS


Maruja Torres siempre tan certera. Es verdad querida, si esta señora hubiera trabajado de asistenta por 400 € seguro que vería la vida de otra manera

Ateneo

Maruja Torres

Diario Publico.es

Imagen

Dentro de esta disparatada carrera, en la que parece dirimirse a ver quién la hace más gorda (catalanada lingüística: me encanta mestizar) en la escalada de la propaganda oficial, este martes se produjo un hito: pareció que doña Soraya y don Mariano hubieran confundido sus papeles con las respuestas.

Vamos a ver.

Si te preguntan cómo te sienta que la EPA nos dé por jodidos, una vez más, con la caída salvaje del empleo, lo lógico es que el presidente Rajoy se exprese así:

-¡En mi puta vida he recibido una noticia peor!

Para, acto seguido largarse, sofocado, sulfurado, dolorido,  taconeando y con la barba al viento.

Mas si lo que te inquieren es cómo te sientes por haber supuestamente percibido dineros negros metafóricamente llamados “sobres” (aunque literalmente pueden haberte llegado por cualquier otro ingenioso método barcenasiano, incluido el boca-a-boca o en pincho de tortilla), sería…

Ver la entrada original 319 palabras más

EN SU PUTA VIDA HAN ESTADO MÁS CONTENTOS


Maruja Torres

Diario Publico.es

Imagen

Dentro de esta disparatada carrera, en la que parece dirimirse a ver quién la hace más gorda (catalanada lingüística: me encanta mestizar) en la escalada de la propaganda oficial, este martes se produjo un hito: pareció que doña Soraya y don Mariano hubieran confundido sus papeles con las respuestas.

Vamos a ver.

Si te preguntan cómo te sienta que la EPA nos dé por jodidos, una vez más, con la caída salvaje del empleo, lo lógico es que el presidente Rajoy se exprese así:

-¡En mi puta vida he recibido una noticia peor!

Para, acto seguido largarse, sofocado, sulfurado, dolorido,  taconeando y con la barba al viento.

Mas si lo que te inquieren es cómo te sientes por haber supuestamente percibido dineros negros metafóricamente llamados “sobres” (aunque literalmente pueden haberte llegado por cualquier otro ingenioso método barcenasiano, incluido el boca-a-boca o en pincho de tortilla), sería de lo más natural que la interpelada gritara:

-¡Estoy muy contenta! ¡Vamos cada vez mejor! ¡Esto se va arreglando!

Y que invitara a los asistentes a tomar unas copas en el atractivo bar del Congreso.

Desde el punto de vista de la mera estética y de la verosimilitud literaria constituye un error, un inmenso error, que nuestra pequeña hada buena de los Consejos de Ministros soltara un desatino procaz como el que ayer aulló. La funcionaria modelo que puede con todo, que nunca se moja y que, en tantos aspectos –como trabajadora, como madre y como arremangada– representa un ejemplo para la mujer-tanqueta que todas y todos aspiramos a ser, nunca debe ensuciar sus labios con palabrotas. Precisamente yo, que soy ordinaria de nacimiento, me fijaba mucho en ella, antes, para mejorar mi actitud y mi parla. La tenía en un altar. Y eso, querida, se acaba de hacer añicos como un jarrón de la Dinastía Mizi-Fuz.

Por otra parte, pone los pelos de punta la mera imagen de un Mariano Rajoy Muy Contento. Es como si un enterrador se regocijara por tener overbooking, ya me entendéis. Lo que a él le va es la línea sobria, algo entre El Caballero de la Mano en el Marca y un vendedor de alpiste de los años 50 envuelto en bata gris. Ahí debería quedarse, que para lo otro ya tiene a González Pons, hombre cuyo físico admite maracas, alharacas y blusas caribeñas.

Lo malo de estos jocosos sucedidos, que en época preelectoral deberían aliviar tensiones y limar juanetes, es que nos pillan muy mayores, muy fatigados, muy doloridos y muy escépticos. Cierto, disponemos de excelentes dúos circenses en el hemiciclo, incluso en Moncloa y, además, en FAES, pero la repugnancia que sentimos nos impide, ustedes perdonen, apreciar en toda su grandeza el espectáculo de sus puestas en escena y de sus mentiras.

Deberían irse con la música a otra parte.